Close

Cómo conseguir que recoja sus juguetes

Cómo conseguir que recoja sus juguetes

Los niños esparcen sus juguetes por todos sitios todo el día. La actividad principal de ellos es jugar, que es donde descubren el funcionamiento del mundo y donde pueden desarrollar sus capacidades. Pero debemos tener cuidado porque esto no significa que puedan invadir todos los espacios, incluidos los nuestros.

La resistencia de los niños a recoger es simplemente porque es más divertido seguir jugando. No se trata de que nos estén echando un pulso o nos quiere jorobar. Tenemos que ver y hacerles ver a ellos, que recoger no es ningún castigo, se trata de una oportunidad más para aprender a ser responsables y autónomos.

Cuando el niño está cumpliendo la tarea de recoger sus juguetes, desarrolla cualidades que le van a ser útiles el resto de su vida, y también debe asumir responsabilidades más complejas según va creciendo.

A continuación os damos unas pautas sobre lo que podemos esperar de nuestros hijos según su edad. Debemos pedirles cosas acordes a su nivel de desarrollo. No debemos caer en la tentación de recoger nosotros en vez de ellos porque lo hagamos más rápido. Si no les dejamos practicar, nunca aprenderán.

  • Del año y medio hasta los 3 años, los niños empiezan a entender órdenes muy concretas como “guarda tus juguetes”. En este periodo conseguiremos que coloque algún juguete en su sitio aunque sea como parte del juego. Importante elogiar su esfuerzo para que vuelva a repetirse.
  • De los 3 hasta los 6 años, los niños ya saben lo que esperamos de ellos y sí podemos pedirles que recojan sus juguetes, pero enseñándoles. Damos una orden “recoge los juguetes”, vamos con él/ella y empezamos la tarea juntos. Importante explicar cómo se hace. Después, nos retiraremos y dejamos que ellos lo terminen solos.
  • De los 6 a los 9 años, si los años previos hemos establecido bien las normas de recoger, en este periodo es cuando vemos los resultados. El niño sabe lo que tiene que hacer aunque a veces tengamos que recordárselo y poco a poco no necesitaremos supervisar tanto.
  • En la etapa de la preadolescencia, puede que en el momento de recoger remolonee, pero si todo lo anterior está establecido, podemos ofrecerle recompensas o perdidas de privilegios, alternativas, se podrá negociar.

No olvidemos que los niños deben saber que todo acto tiene consecuencias. Por ello, cuando nuestro hijo en este caso recoja sus juguetes premiémosle con un abrazo y un beso. Sabemos que esto hará que las probabilidades de que se repita la acción de recoger aumentan. Sabemos que no es sencillo, pero debemos tener paciencia y tener claro qué hacer en cada caso.